Zero waste en el cuarto de baño, aprende a desperdiciar menos

por | Abr 20, 2020 | Sostenibilidad

Las personas somos cada vez más conscientes de la cantidad de plásticos que utilizamos a lo largo del día y de lo muy perjudicial que es eso para el medio ambiente. Miremos hacia donde miremos, los productos que consumimos son, en su mayoría, de este material. Muchas veces es prácticamente imposible encontrar alternativas y, en el carrito de la compra, solemos llevarnos más plástico del que nos gustaría. En este contexto de saturación de envases, nace la filosofía Zero waste para desperdiciar menos.  

Pero no solo el plástico visible es importante con respecto a la contaminación. Desde hace años ya conocemos la existencia de microplásticos, contenidos en cosas de uso tan cotidiano como cremas, exfoliantes, pastas de dientesetc que al ser tan pequeños, no llegan directamente al agua del mar, sino que permanecen en lodos de aguas residuales. Aunque aún se desconoce la dimensión de esta problemática, en el largo plazo es posible que generen muchos problemas debido a su persistencia en el medio ambiente. Por tanto, se hace imperativo que cada uno libremos nuestra propia batalla en casa, intentando no malgastar agua y escogiendo productos que estén hechos de productos naturales y biodegradables. 

Zero waste: qué puedo hacer con los plásticos que ya tengo en el cuarto de baño 

Lo más recomendable es que, siempre que puedas, elije productos que no vengan embotellados en plástico. Sin embargo, esto suena casi a utopía. Cuando paseamos por la sección de higiene y cosmética de cualquier supermercado, todo resulta estar envasado en botellas y tarros de plástico. Entonces, ¿qué puedo hacer con todo eso? Las tres erres de la filosofía Zero waste: reducirreutilizar y reciclar. Como la opción de reciclaje ya nos sabemos cómo va (siempre al contenedor amarillo) vamos a repasar las otras dos: 

Reducir 

Puede parecer la parte de las tres erres más complicada, pero ya no hay excusas. Desde hace años la reducción de productos de baño que contengan plásticos como cepillos de dientes, cepillos de pelo, escobillas… Ya tienen su alternativa en productos biodegradables. Podemos encontrar estas alternativas casi en cualquier sitio: solo hay que buscar. Hay muchos utensilios que se fabrican en madera u otros materiales biodegradables. También hay productos de limpieza personal como jabones y champús en barras orgánicas y naturales, bastoncillos para las orejas, pasta de dientes en tarros orgánicos…  

Reutilizar 

Intentar dar una vida más larga a los botes de champú o a los tarros es fundamental. Hay una infinidad de formas de reusar todo este material que, en otro caso, sería un desperdicio rápido. Las botellas de gel se prestan para hacer todo tipo de cosas: estuches, soportes para el móvil, botes de lapiceros, macetas… Solo tienes que echar un vistazo a Pinterest y te sorprenderás muy gratamente de la cantidad de cosas que idea la gente para intentar desperdiciar lo mínimo posible.  

También existe la opción, que tanto se nos había olvidado, de comprar cosas que no sean desechables. Cuando vayas a comprar toallitas desmaquillantes intenta sustituirlas por las clásicas esponjas desmaquillantes que duran muchísimo tiempo y que, con una buena limpieza, servirán durante muchos meses. Los productos de higiene femenina reutilizables también vienen pisando fuerte: desde la ya famosísima copa menstrual hasta las toallas sanitarias reutilizables, son sustitutos perfectos de las muy contaminantes toallitas desechables y de las compresas y tampones. 

Zero waste: cómo desperdiciar menos agua 

Para comenzar a desperdiciar menos agua en el lavabo, comenzaremos por lo obvio: dúchate en vez de bañarte. Muchas veces pensamos que “por un día, no pasa nada”, pero imagina la cantidad de gente que pensará igual que tú. Durante un baño se gastan unos cien litros de agua; sí, has leído bien, ¡cien litros! Mientras que durante una ducha se gastan aproximadamente 30 litros de agua (aunque hay alcachofas y grifos que pueden ayudarnos a ahorrar más). Si, por causas de fuerza mayor, necesitas utilizar la bañera, puedes reutilizar parte de esa agua para verterla con un cubo y utilizarla en el wc. 

Hay muchísimas maneras de consumir menos agua o reutilizar la que ya hemos usado. Imagina ese momento invernal en el que tienes que meterte a la ducha, pero tarda un rato en salir caliente. Un buen método para no desperdiciar esa agua es contenerla en un cubo y usarla más tarde para regar plantas, lavar platos, fregar el suelo… 

También es agradable recordar y retomar viejos trucos como poner una botella dentro de la cisterna para que se llene con menos agua. Y, sobre todo, no dejes el grifo abierto mientras te cepillas los dientes o te afeitas. 

También podemos ahorrar en papel higiénico si comenzamos a usarlo como lo que es. Si, por poner un ejemplo, necesitamos limpiar el espejo del baño porque está salpicado o porque se ha empañado, mejor utilizar un paño que puedas reutilizar más tarde. Por si todas estas opciones te parecen pocas, también puede instalar equipamientos de baño ecológicos que consuman menos recursos, como por ejemplo los inodoros de doble carga o grifería que permita limitar el caudal de agua y, por supuesto, utilizar electrodomésticos con etiqueta energética A+++. 

Ayudar activamente al medio ambiente 

Desde Normen queremos impulsar la cultura del zero waste y por eso hemos creado el arroz Nomen Earh. Todos los beneficios recaudados a través de la venta de este paquete de arroz irán destinados a apoyar económicamente acciones medioambientales. Si quieres colaborar con este proyecto, puedes entrar en la página “Vota tu propuesta” y votar cuál es la acción a la que te gustaría destinar los beneficios de Nomen Earth. 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *